ANECDOTARIO MILITAR: HUMOR E INGENIO General de División (R.) Rafael Dávila Álvarez

General Dávila

MILICIA Y HUMOREn la milicia el humor ha sido en numerosas ocasiones una forma de expresar con aguda crítica situaciones que no podían tener otra forma de expresión que la fina burla de la ironía. Lo dejó plasmado el General Bermúdez de Castro en su antológico libro «MILICIA Y HUMOR». El humor, la anécdota como arte, historias convertidas en historia.

La vida militar está llena de anécdotas, unas veces divertidas y amables, otras duras, desgarradas, pero todas, al haber sido compartidas, el tiempo las ha transformado en entrañables recuerdos.

He contado en la prensa y en el blog varias de ellas y para facilitar su lectura he creído conveniente agruparlas en un único artículo.

legion-marruecos--644x362No tengo la menor duda en empezar con la del legionario que fue capaz de conversar con Franco con mayor habilidad que este en Hendaya. Venía el Caudillo de una cacería en Jaén cuando…

Ver la entrada original 865 palabras más

LAS NOVIAS Y LA COMPAÑERA…

LAS NOVIAS… EN LO CIVIL Y EN LO MILITAR

Tres novias he tenido en mi juventud, pero al final me casé con una, la tercera… Otras dos novias he tenido en la milicia como Caballero Legionario Paracaidista: LA LEGIÓN como Credo y LA BRIPAC como Ideario, ambas como Espíritu; y con las dos me he casado, por eso las quiero por igual… con ellas mi amor no tiene límites.

A veces, cuando me paro a reflexionar en aquellos días de mi juventud, en los que formé en las filas de la querida Brigada Legionaria Paracaidista, me llega un dulce soplo de nostalgia, de vívidos recuerdos y de emociones lejanas ya en el tiempo; y no puedo evitar preguntarme ¿hecho de menos esas dos novias o mis lejanos años de mi juventud?.

Con ser cierto que se añora el vigor y las ilusiones de la juventud, no es menos cierto que eso no lo explica todo; no explica ese hueco guardado en el corazón para una Unidad que tanto me exigió física y mentalmente, y por ahí puede estar el camino de las respuestas a ese rincón de cariño en el que tengo alojadas a esas dos novias.

La mayoría de los hombres amamos los retos, íntimamente nos gusta todo aquello que nos pone a prueba en todos los órdenes de nuestro carácter, nuestro sentir y la fuerza de nuestro físico.

Cuando superamos todas esas pruebas y asumimos el esfuerzo moral y de disciplina que ello conlleva… ¡¡¡ la satisfacción de habernos superado a nosotros mismos no tiene igual !!! y eso es una experiencia que marca nuestro carácter y la forma de movernos por nuestro mundo. ¡¡¡ Y qué decir, de aquellos compañeros y amigos !!! que nos acompañaron en nuestros esfuerzos, en nuestra disciplina y la superación personal… ¡¡¡ son cosas que nunca se olvidan !!! y quedan guardadas para siempre en ese rincón del corazón y la memoria.

Después de tantos años, no puedo evitar un escalofrío de emoción cuando escucho los Himnos, son tantos los recuerdos que evoca en mí esos Himnos, que me sacude el alma al recordar aquellos días. Llegué a esa Unidad, sin equipaje, y cuando me marché para vivir y continuar mi vida profesional y normal fuera, aún no sabía que me marchaba ahora con un equipaje bien lleno, de recuerdos, emociones, disciplina, saber estar, fuerza y sentimiento.

No solamente amo a mi Unidad, porque representó mis juveniles años en aquellos días, sino la amo porqué me dio más a mí, que yo a ella… ¡¡¡ me llenó ese equipaje de fuerza e ilusión, que continua repleto en este día de hoy, en el que tantos años después… ESTOY MUY ORGULLOSO DE HABER PERTENECIDO A ESA GRAN UNIDAD…!!!

AQUELLA COMPAÑERA BOINA NEGRA

Todavía la recuerdo y la llevo como veterano

Nunca dejé de amarla; no me permitieron seguir con ella las circunstancias, mi carrera civil para ejercerla, mi licenciamiento como voluntario profesional,… pero me aferro a su recuerdo como si, cada vez que aparece por mi mente, o me la pongo como veterano, volviera a sus brazos. Cada vez que un compañero o amigo me habla de ella, es como si un trozo de mi corazón volviera a latir. Sufrí por su causa una y mil veces, me dio también los momentos más felices y un sinfín de detalles para el recuerdo; me hizo sentir un hombre por primera vez en mi vida, y me descubrió que podía ser necesario y útil, me marcó mis límites hasta el mismo borde de mis resistencia física y emocional.

Me enseñó que se puede mirar a las estrellas de otra forma, que la naturaleza es mi amiga siempre que la respete, que todo lo que me rodee es útil; y a través de ella aprendí a valorar lo más insignificante, e incluso a valorarme a mí mismo. Ella destapó los sentimientos más profundos, desde entonces llamo amigo, hermano, compañero. Ella me hizo entender el valor del perdón y de la justicia. Creo gracias a ella porque con ella se me demostró lo imposible y nunca volví a decir no puedo; desde que la conocí no existe el calor ni el frio, para mi el dolor ya solo es un síntoma de estar vivo y entiendo que la muerte sólo es otro proceso más por el que tarde o temprano pasaré. A veces siento que debí comprenderla antes, que si la hubiese escuchado nadie me hubiera obligado a abandonarla.

Recuerdo que cuando estaba con ella, a veces en situaciones duras, no la soportaba, renegaba de nuestra relación y buscaba la excusa del tiempo para separarme de su lado. Pensaba que mi relación con ella había sido una relación errónea; sin embargo, cuando conocí a las demás me di cuenta de que de verdad la amaba y las circunstancias me impidieron regresar, ella ya tenía a otros que ocupaban mi lugar… de vez en cuando recuerdo con nostalgia aquella profunda relación y vuelvo a ponerme, como veterano… me querida Boina Negra BRIPAC.

Pedro Motas Mosquera

Veterano Caballero Legionario Paracaidista

CUESTIONES LEGIONARIAS (5)

HONOR: El honor es la cualidad moral que obliga al hombre al más estricto cumplimiento de sus deberes consigo mismo y con los demás.

El honor es un símbolo de la vida virtuosa y un elemento esencial de la dignidad

humana y pertenece al inconsciente colectivo como un valor esencial en el arquetipo del héroe.

CULTO AL HONOR: Culto que te obligará a que tu conducta en todos los órdenes, tanto militares como civiles, sea pura e inmaculada depurada en todos sus conceptos, siempre inclinada al bien, evitando en todo momento los pasos en falso, las compañías perniciosas.

El crédito pertenece al hombre que esta en el campo de batalla. A quien tiene el rostro manchado de polvo, sudor y sangre, a quien conoce el gran entusiasmo, las grandes devociones.

A quien se dedica a una causa digna y si cae, al menos cae de forma atrevida, de forma que su alma nunca estará con las almas frías y tímidas de los que no saben nada de la victoria o de la derrota.

Con machete y boina el mando siempre el primero con el sudor en la frente va cantando. Aunque el frio y las tormentas su cuerpo castigarán la sonrisa y las canciones siempre le acompañarán. Guerrero me forjé con sufrimiento y dolor y en le monte moriré compañero del honor.

Algún día en un rincón una madre besará una boina del que no regresará. Para que todos recuerden como historia verdadera lucharon por su patria y su bandera. Una historia valerosa que se aprendió con más espinas que rosas, con sufrimiento y dolor.

¿Que quien soy yo, queréis saber?

¡Un Español y Caballero Legionario Paracaidista!

Un hombre que a de tener, por solo amor un sudario.

Que a mi me trajo la suerte, al entrar en La Legión,

y ser el novio de la muerte fue mi ilusión,

y entregarle el corazón a España y a la Legión

siendo un señor novio de la muerte.

Ella, mi novia, también me quiere, siempre la llevo conmigo.

¿Que si soy valiente? ¡Mentira! Soy…

¡Mucho más, soy un Caballero Legionario.

El que hacia atrás nunca mira.

Siempre miro de frente al adversario.

Y acortando la distancia, con bravura combatir

y saber con arrogancia morir.

Me da igual el vencer y el saber que voy a morir.

Dar al mundo una lección, de fe, que es la que acompaña,

al hombre de La Legión, de La Legión de mi España.

Su lema es siempre reír.

Y vencer al que provoca, y su deber es morir,

con la sonrisa en la boca.

Y nada importa el pasado, nadie piensa lo que ha sido,

todo se queda enterrado, en un sudario de olvido

Porque el pasado termina, al entrar en La Legión,

y un nuevo cuerpo germina.

Con fuerza en su corazón.

Que esta Legión sin mancilla, cuyo brillo al mundo ciega,

Legión que nunca se humilla, y que jamás se doblega.

Tiene, velando por ella,

un Cristo que yace inerte, en nuestra Málaga la Bella.

¡Cristo de la Buena Muerte!

Así se puede luchar, así se puede bien morir,

que así se llega a lograr

con nuestro Cristo vivir.

Padre, mi Cristo de Mena, el Cristo de La Legión,

mi alma en ti se encadena llena de intensa emoción.

No se llorar, y si se reír, cuando tengo que luchar,

mas al mirar tu sufrir, contigo aprendí a llorar.

¡Cristo! ¡Cristo bueno! ¡A tus órdenes Señor!

Oye mi grito sereno, en él va todo mi amor.

Esta gloriosa Legión, que ante el mundo no se humilla,

dobla ante ti su rodilla, y te rinde el corazón

Que La Legión lleva en pos este lema y esta fe.

¡De rodilla ante Dios, ante los hombres, de pié!

El saludo del Legionario es el más enérgico, el más airoso, el más marcial que pueda desearse. Espera el Legionario impaciente que llegue el Jefe a su altura y en el momento preciso levanta la mano que clava en el chapiri mirándole al mismo tiempo.

La mirada brilla con fiebre, es fija y recta a los ojos del que mira, es de ofrecimiento. Interrogante, dice: ”Mándeme”.

La forma de responder del Legionario, contestando, siempre en voz alta, enérgica, con palabras breves y cortadas, acompañando siempre el título del Oficial: ”Si, mi Capitán”, ”Enseguida, mi Capitán”, es otra manifestación explícita de obediencia y entusiasmo.

Son los movimientos de estos soldados airosos y marciales, marchan erguidos y resueltos huyendo de todo cuanto pueda ser timidez y entorpecimiento.

Las evoluciones, en el campo de maniobras son ajustadas, exageradas en ritmo y hasta violentas en los movimientos de manejo del arma.

En las marchas tienen a gala ser las tropas de más resistencia y velocidad, van cargados con un equipo pesado y voluminoso. Marchan alegres, y en el momento de verse en el camino ya circula la emulación sui-generis de la Legión y dicen: ¡Es la Legión que marcha!.

En el combate, la idea de la Legión, exaltada por la leyenda, abrillantada por la recitación de los hechos y servicios llevados a cabo, inflamada por todos los resortes que conmueven el alma del Legionario, es puesta a contribución e impulsada por el ejemplo de los oficiales, y repiten el mito: ¡Es la Legión que combate!.

XXX ANIVERSARIO DE LA LEGIÓN: “FUNDÉ LA LEGIÓN PORQUE LA VIRGEN SIEMPRE ME HA TRATADO CON MUCHO CARIÑO”. General de División (R.) Rafael Dávila Álvarez

General Dávila

Somos muchos los que no conocíamos estas palabras del general don José Millán-Astray, porque, aunque algunos quieran olvidarlo es él, y solo él, el fundador de la Legión. Me llegan sin buscarlas, desconocidas. En las páginas de un libro olvidado ha aparecido el recorte del periódico. Razones habrá.

Son palabras enmarcadas en una entrevista que don Jaime Torner Cervera, periodista y escritor, corresponsal del diario Pueblo, hizo al fundador de la Legión en su XXX  Aniversario. Se publicaba un viernes 22 de septiembre de 1950.

Tengo la certeza de que añadir algo a la entrevista es desnaturalizarla y quitar protagonismo a un documento periodístico de enorme valor, ahora 70 años después, en el Centenario de la Legión. Es por lo que la expongo tal y como se publicó, sin añadir ni quitar ni una coma.

<<El periodista encontró al general legionario como siempre: erguido, procurando no…

Ver la entrada original 1.335 palabras más

CUESTIONES LEGIONARIAS (4)

…Hace horas que llevo dando vueltas en la cama, una sensación me recorre el cuerpo, muy similar a las noches que precedían al día anterior de la excursión anual, cuando el niño convertido en el hombre que hoy suscribe, era preso del nerviosismo inherente de quien espera ver el sol siguiente que anuncia tan inusitado día.

A modo de precalentamiento, soy incapaz de concebir el sueño tras las sonrisas convertidas en lágrimas de alegría melancólica, tras conversar también a altas horas, a los que supongo presos, de la misma sensación… ambos antiguos Caballeros Legionarios Paracaidistas, camaradas y hermanos de Compañía, recordar anécdotas de las muchas que cuentan en nuestro haber, en unas de las múltiples maniobras que realizábamos.

Como cada año, el insomnio que me producen los estímulos de tan citado día, con más relevancia en el año que mi propia onomástica, ha llegado como cada noche previa cada 20 de septiembre, como cada año transcurrido tras mi marcha para empadronarse en mis pensamientos.

Al igual que Sean Connery en la película “Los intocables de Eliot Ness”, cuando absorto en sus pensamientos y divagaciones, jugaba dando vueltas a una cadena de cuyos extremos colgaban a un lado la medalla de San Judas Tadeo por uno y por el otro la llave del baúl de sus recuerdos personales, así me encuentro yo, con la cadena de la que pende la figura en plata de mi Cristo de la Buena Muerte que luzco al cuello durante el resto del año y solo esta noche previa, suelta sus clavos de mi pecho para bajar a serenar las manos encallecidas de este anónimo Legionario.

Surca mis manos su figura desclavada para ser clavado de nuevo por mi mirada tan ausente de todo y tan presente en un espacio de tiempo, haciendo de mis manos el espejo en donde infinitos recuerdos imborrables y perennes en mi memoria, puede ver reflejados a los ojos de quien tocó su cenit personal con las mismas manos que ahora observo.

Cuántas fatigas han superado estás manos después, cuanto trabajo y objetivos conseguí con ellas posteriormente, unas manos que cambiaron un buen día, en el que por primera vez el joven de 22 años, cruzaba el acceso para alistarse y dejar en la puerta el sueño infantil, para dar paso al hombre que materializó dicho sueño y convertirse en uno más de aquellos veteranos con facciones que eran lecciones de vida andantes a los que desde su infancia siempre quiso emular.

El niño se fue, el joven también y el hombre… el hombre se fue de distinta forma pero su alma allí quedó de la misma manera.

Unas manos arrugadas con vello hasta en las primeras falanges que empiezan a gestar arrugas que no irán sino a más, que lejos de empuñar un fusil se consuelan ahora empuñando el lápiz, narrando lo que un día dejé pero mi corazón jamás supo olvidar.

Sigo soñando mientras viajo mentalmente al epicentro de mi memoria, sonrió y convierto esa imagen en metáfora pensando. Vuelvo a llenar el vaso de leche pensando que la vitamina que contiene me hará conciliar el sueño de nuevo, pero nada más lejos de la realidad, hoy soy inmune a ella y abro la ventana para que salga la melancolía; y de nuevo, absorto en mis recuerdos, veo muchos de ellos desfilando como bruma que se disipa y se pierde en el exterior.

Sigo pensando y hago balance de todos estos años y provoco mi propia sonrisa al vislumbrar, que entre los trofeos que ostenta mi vida, solo mis hijos y nietos, junto a una colección de aciertos, fracasos, victorias, derrotas y decepciones lucen en mi palmarés y no deja de resultar de satisfacción frustrante el saber, que el retorno a mí mejor yo, vetado queda a este Guerrero Monge, de belleza negada por Dios y queda tan lejos en el tiempo como cerca en mi memoria y solo la cara arrugada que antaño enmarcó sonrisas, empieza a ser consciente de las canas que empiezan a multiplicarse y son lo que queda de mi mejor versión ahora que la vida, un buen día decidió cambiar lo que ella quiere, por lo poco que me queda.

Cuando uno se alista para formar… ya no hay vuelta atrás y el viaje sin retorno por los raíles de lo que amaste con absoluta pasión, con total devoción, tan solo te permite una parada para repostar cada año en el baúl de los recuerdos y con la misma rutina melancólica, vuelves a la senda de tu vida dónde ayer y hoy, dónde nunca y siempre, se acaban mezclando para secar la sed de tu angustiada alma sarga.

El parecer aprendido, inoculado con fuego candente, marcan el proceder del veterano que resulta por su aspecto y por sus formas, el personaje anacrónico desvinculado de su contemporaneidad al que condenan a un ostracismo social por su superioridad espiritual por la que pocos te quieren y por el mismo motivo muchos pueden rechazar.

Vuelvo a llenar el vaso, esta es la paupérrima celebración que sirve de paliativo a tu nostalgia, muchos piensan que te quedaste anclado en un trozo de tiempo pero para el exógeno de nuestra sagrada institución, resulta inescrutable tan repetida vuelta atrás pero es que siempre resulta mejor mirar atrás… que no tener dónde mirar.

La noche se va disipando con los primeros atisbos de la luz diurna para dar paso a un día especial disfrazado de uno más a los ojos ajenos, la solemnidad de dicho día solo corre por tus venas invisible para el resto porque si por todos es sabido que no siempre permanece uno en La Legión, más cierto es que La Legión siempre permanecerá en ti.

100 años de historia de los cuales tengo el privilegio de que un lustro de ellos lleven el sello colectivo de la que fui un firmante más.

100 años de historia, 10 décadas escritas con hectolitros de sangre Legionaria que rubricaron tan noble empresa cortesía de más de 10.000 muertos que contemplan desde el cielo con orgullo y altivez.. ¡QUE NUESTRA RAZA AÚN NO HA MUERTO!

100 años desde Dar-Riffien a Buharrat, de Tizzi-Azza a Alhucemas, de Sidi-Ifni al Sáhara, de Bosnia a Kosovo, de Perejil a Irak, de Afganistán a El Líbano, historia convertida en mito y leyenda al borde del siglo, escrita con tinta sarga por hombres intrépidos, aventureros y abnegados, por hombres muchas veces sin rumbo que encontraron su destino en esta excelsa religión de hombre honrados llamada Legión Española.

La noche en vela un año más toca a su fin y el sol naciente me suscribe con sus rayos, que el tren de lo que queda parte de nuevo para emprender el viaje sin retorno para el que un día sacamos solo ticket de ida y mi Cristo, el cual me ha acompañado toda la noche entre mis manos, vuelve a la cruz de mi pecho para tapar de nuevo los estigmas con los clavos que le sujetarán el resto del año.

100 años de arrojo, de bravura, de valor y de pasión sin medida en los que nobles y supremos corazones, supieron escribir el guión que solo los valientes son capaces de interpretar para si mismos al servicio del mundo entero.

Hoy los morriones de hace 5 siglos, que pusieron nombre en castellano al medio mundo conocido y al otro medio desconocido, lucen altivos en forma de chapiri con alegres borlas que no son sino la trascendencia en el tiempo de aquellos pendones y banderas que de este a oeste del orbe, tuvieron que ver desfilar nativos y autóctonos en los confines de la tierra demostrando al mundo que pueblo es el más valiente.

i can’t breathe – Black Lives Matter

Situaciones Difíciles y Conflictivas

globalistas

No voy entrar en detalles de como murió y porque George Floyd el negro muerto en USA que ha desatado toda esta violencia primero en USA y después en Europa, ni tan siquiera en la proporción mayor de asesinatos entre negros en USA.

Numerosas ciudades estadounidenses se han visto sacudidas por una fuerte ola anti-Trump después de que el republicano ganase las elecciones presidenciales el pasado 8 de noviembre. Según Zero Hedge, las manifestaciones han sido inspiradas por el portal MoveOn.org, George Soros. O como también detrás esta ANTIFA vinculados a Obama e Hillary

Así lo veo yo; Biden los demócratas americanos por más que los medios se empeñen en decir lo contrario perderán las elecciones y todavía esta que probablemente Donald Trump siente en el banquillo “por fin” a Obama y Hillary, algo que el DEEP STATE no puede permitir Trump gustará más o menos a la gente…

Ver la entrada original 808 palabras más

DON JUAN CARLOS I REY DE ESPAÑA General de División (R.) Rafael Dávila Álvarez

General Dávila

He servido a España, en su máxima proximidad, 13 años de mi vida militar junto al Rey Don Juan Carlos I. Desde el empleo de Comandante en la Guardia Real, teniente coronel Ayudante de Campo después;  y de coronel fui Jefe de su Guardia Real.

Por allí han pasado, y he visto pasar, la historia de España de estos últimos años. De todo. Lo divino y lo humano, lo mejor y lo peor, que de todo está hecha y gobernada España. Hombres. Intereses. He visto todo y a casi todos. Nadie, ninguno, puede tirar ni la primera ni la última piedra. ¡Si lo sabré yo!

No les voy a contar -que morirá conmigo-, la normalidad de una familia, la Real, que ¡cuántas hubiesen querido ser parecidas! De lo que cuentan, de lo que inventan, a la vida auténtica diaria y normal, nada de nada. A lo mediático, subvencionado…

Ver la entrada original 837 palabras más

“LOS DOCE ESPÍRITUS LEGIONARIOS” y sus POEMAS:

ESPIRITU 1: “DE LA LEGIÓN”

Dice así: “Es único y sin igual, es de ciega y feroz acometividad, de buscar siempre acortar la distancia con el enemigo y llegar a la bayoneta”

POEMA:

Con los rostros impasibles, fuerza invencible al acecho,

los legionarios aguardan del cornetín el acento,

para lanzarse al ataque, en busca del cuerpo a cuerpo,

que puntualiza y exige la enseñanza de su credo.

Riza el aire los colores de sus guiones soberbios,

acaricia los tatuajes de sus bronceados pechos,

y con ansia delirante entre suspiros y besos,

de su leal compañera reciben el casto aliento.

Al resonar el clarín la voz de aceptado reto,

como a un mágico conjuro brota La Legión del suelo,

y acortando la distancia con su ímpetu tremendo,

a la fase del asalto lleva su arrojo y denuedo.

Relucen las bayonetas con metálicos destellos,

hay como un crispar de garras en el pavón del acero,

y los Novios de la Muerte, con su mordiente de esfuerzos

clavan sobre el enemigo su dentellar violento.

Fecha, momento y lugar, estipulación y acuerdo

milagro sobre la cruz de su ardiente juramento,

cripta, tálamo y mortaja, que por destino escogieron,

al rendir su generoso capitular de silencios.

En la inquietud permanente, nostálgica del recuerdo,

y con la exacta medida de tu herencia y estamentos,

prometemos firmemente, que si es preciso, sabremos

morir gritando también: ¡Viva España y Viva El Tercio!

ESPIRITU 2: “COMPAÑERISMO”

Dice así: “Con el sagrado juramento de no abandonar jamás un hombre en el campo hasta perecer todos”

POEMA:

Patrimonio imperativo, génesis en el contexto

de observancia a que se ciñe, el inmutable precepto,

de no abandonar jamás en el campo a un compañero,

cumpliendo así la sagrada promesa de nuestro credo.

Recto cauce que previno, aquel invicto guerrero

llamado Millan Astray, que entre sus infantes ebrio,

supo desafiar la muerte jineteando desprecios,

sobre el indomable potro, de su valor y su ejemplo.

Y pues la Parca no quiso, desposarlo por completo,

aceptando de su vida la ofrenda que hacia ciego,

señalando su pertenencia, por arras tomo en su cuerpo,

la clara y diestra pupila y además su brazo izquierdo.

De su gloriosa virtud, parábola y mandamiento,

donde el honor y el deber, hermanan sus privilegios,

fueron limpia ejecutoria, cono y espiral de fuego,

las gestas de Valenzuela y de Suceso Terreros.

Guiones y Banderines, al amparo de los vientos,

Heráldica incomparable, de tus Banderas y Tercios,

lábalos, grímpolas y enseñas, almenas, castillos, hierros,

fieles y mudos testigos, en tu eternidad de duelos.

Por el azul esmeralda, brillante del firmamento,

eco, caricia y dolor, mutilándose en cauterios,

las diagonales de sangre de los Legionarios muertos,

han revestido de gloria, tu espiritual Sacramento.

ESPIRITU 3: “JURAMENTO”

Dice así: “De juramento entre cada dos hombres”

POEMA:

Esa fiel y honda amistad que pregona nuestro credo,

no es, tomarse un par de copas en solaz esparcimiento,

ni compartir un cigarro, ni contarse los secretos

que del pasado y presente todos los hombres tenemos.

Ese afecto espiritual cuyo comentario empiezo,

es mucho más legionario, mucho más que todo eso

de invitarse mutuamente, de prestarse algún dinero,

o congeniar por tener afines temperamentos.

la verdadera amistad y el desinterés sincero,

que trata de reflejar con torpeza mi intelecto,

tiene tan hondos matices, como colores el cielo,

como tonos la armonía, como gestas nuestro imperio.

Radical que significa todo lo noble y lo bello,

en un fraternal sentir, cuya abnegación y celo,

hermana motivaciones de elevados sentimientos,

por recios determinantes de comprensión y desvelos.

Y nos ciñe, ampara y guía, condicionando su esfuerzo,

a encaminarnos por limpios y justos entendimientos,

separando el bien del mal, con la rectitud y acierto,

que prevalece en la firme convicción de sus ejemplos.

En la cruz ardiente y viva de tus brazos y tu pecho,

que no espera nada a cambio aunque se da por entero,

se consagra eternamente, la fe de tu juramento.

“espíritu de amistad” “Clavel reventón del Tercio”

ESPIRITU 4: “DE UNIÓN Y SOCORRO”

Dice así: “A la voz de ¡¡¡ a mí la legión !!! Sea donde sea, acudirán todos y con razón o sin ella defenderán al legionario que pide auxilio”

POEMA:

Precepto y ley inmutable, en la hermandad legionaria,

litúrgica invocación que condiciona y enmarca,

un sublime postulado de entregas apasionadas,

generosos sacrificios y querencias exaltadas.

Espiritual mandamiento de grandeza inusitada,

estado donde el deber, al pronunciarse declara,

una promesa de fuego a cuyo amparo descansan,

los principios del honor a la palabra empeñada.

La petición de socorro en cualquier circunstancia,

no puede ni debe ser, jamás mal interpretada,

porque nunca ha sucedido, que por capricho brotara,

en boca de un legionario, sin causa justificada.

Y si se vieron algunos por su torpeza y desgracia,

en casos y situaciones tensas y desesperadas,

de las que siempre originan, los naipes bebida y faldas,

cuando el límite debido ciegamente se traspasa.

Aceptaron de su sino, la confrontación amarga,

y sin una sola queja, amordazando demandas,

dieron cobijo al silencio, de su copa en la garganta,

penitenciando culpables, la redención de sus faltas.

La voz de ” A mí La Legión “doquiera fuere escuchada,

merecerá nuestra ayuda, firme, total y obligada,

sin una duda o reparo, de forma pronta, inmediata,

Y con razón o sin ella: ¡Cómo nuestro manda!

ESPIRITU 5: “EN LA MARCHA”

Dice así: “Jamás un legionario dirá que esta cansado hasta caer reventado; será el cuerpo mas veloz y resistente”

POEMA:

La admirable resistencia de una tropa que entrenada,

soporta de noche y día por el llano y la montaña,

con equipo y armamento, una larga y dura marcha,

es obligado ejercicio, del que nos honra la fama.

De todos es conocida, la decisiva importancia,

que tiene en ciertos momentos, esa rígida enseñanza

de continuo aprendizaje, en que toda fuerza basa,

la trilogía castrense en el reglamento proclama.

Fuego, movimiento, chique, alfa y omega en la táctica,

partes de un todo común y en todo supeditadas,

al exponente y factor de rapidez y distancia,

donde nervio y voluntad son los términos que mandan.

Cuantas veces en la historia, una perdida batalla,

ha convertido en victoria la presencia inesperada

de unidades de refuerzo, cuya imprevista llegada,

forzó los dispositivos y esquemática adversaria.

Y aunque parezca imposible, que tus fuerzas legendarias,

ciertos límites traspasen y cubran ciertas jornadas,

la costumbre y fortaleza con que el Tercio se engalana,

ni se rinde a la fatiga, ni al cansancio se desmaya.

Por ello los legionarios, con la cabeza muy alta,

hasta caer reventados, los sufrimientos aguantan,

y mártires de su espíritu, fustigando el cuerpo y alma,

para cumplir con su Credo, corren, andan o se arrastran.

ESPIRITU 6: “SUFRIMIENTO Y DUREZA”

Dice así: “No se quejara de fatiga, ni de dolor, ni de hambre, ni de sed, ni de sueño; hará todos los trabajos, cavara, arrastrara cañones, carros; estará destacado, hará convoyes, trabajara en lo que se le mande”

POEMA:

Vivo magna incandescente, en cuyo fuego se abrasa

por un vientre de renuncias, tu sacrificio sin pautas.

Espíritu el más sufrido, suplicio de cuerpo y alma,

con que se ciñe La Legión, su carne martirizada.

El no quejarse jamás y el soportar con templanza,

sed, fatiga y hambre, es decir: toda la gama

milagrosa de tu credo, son el fiel de la balanza,

donde presente y futuro sobre el pasado descansan.

Herencia que nos legaron, con sangre sudor y lágrimas,

los que yacen para siempre bajo una cruz solitaria,

y a los que rinde el recuerdo, un sollozo de plegarias,

por los verdes meridianos del dolor y la nostalgia.

Por los campos de Castilla, Asturias y Vascongadas,

el Levante y Aragón, Galicia, Murcia y Navarra,

Cataluña, Andalucía y Extremadura la brava,

y en la espiral infinita de otras naciones y razas.

Bajo los cielos azules, con medias lunas de nácar,

configurando relieves, de glorias, honor y patria,

tus cornetas y tambores, roncos lamentos de magia,

fueron el mortal premio de tus hazañas templarias.

Arcabuz, pica y ballesta, tríptico de donde arrancan,

todas las rectas virtudes con la Legión entroncadas.

Suena el toque de oración y acariciando nostalgias,

guiones y banderines, doblan sus rodillas de asta.

ESPIRITU 7: “ACUDIR AL FUEGO”

Dice así: “La Legión, desde el hombre solo a la legión entera, acudirá siempre a donde oiga fuego, de día, de noche, siempre, siempre, aunque no tenga orden para ello”

POEMA:

Luminarias de entusiasmo, en tu constante deseo

de combatir día y noche, aún sin orden para ello,

mar porcelanoso, pendiente, escarcha, tornado y céfiro,

en el carisma glorioso donde te encuentras inmerso.

Códice, sentido y ley de normas y pensamientos,

exigencia y testimonio, dogma, clave y fundamento,

equilibrio imponderable, generatriz, de tu empeño,

y primatito relieve sobre la vida y el tiempo.

Paradoja incomprensible, en otros pueblos y Ejércitos,

silogismo que no admite los razonamiento previos,

ni las dos proposiciones de su analítico aspecto,

porque mueren y renacen en el Fénix de tu credo.

En las ardientes llanuras del inhóspito Marruecos,

cuando Melilla sufría ceñido dogal de asedios,

huracán sobre las armas, los legionarios del Tercio,

con laureles de heroísmos sus guiones revistieron.

Y cuando España se hundía, poco a poco, sin remedio,

sin esperanzas, ni fe y con partidismos ciegos,

en un abismo de odios, muerte y venganzas sin freno,

de nuevo fue La Legión, su defensor primogénito.

Verde espigar de camisas, que asemillándose fueron,

germinar espiritual de Paz, Amor y Respeto,

en tus perdidos sepulcros, parábola sobre el viento,

la elipse del sacrificio, cierra su trazo perfecto.

ESPIRITU 8: “DISCIPLINA

Dice así: “Cumplirá su deber, obedecerá hasta morir”

POEMA:

Inmutable y permanente firmeza y convencimiento,

vertebrando la columna prodigiosa de tu credo.

Prismática proyección, cruz y corona del Tercio,

y de entrega y sacrificio, imaginería y templo.

Por el malva de la aurora, plata y azogue en lo lejos,

la luna se va rendida por sus ocultos senderos,

perdiéndose lentamente con sus pálidos reflejos,

en el cansancio de su vagar hemisférico.

El poderoso astro rey, gigante del universo,

asomándose al Levante, en su trono de oro viejo,

se dispone a presenciar el apasionado encuentro,

de LA LEGIÓN y la muerte en el umbral de lo eterno.

En el gris alborear, brutal génesis dantesco,

entonaron sus ardientes sinfonías los arpegios,

monocordes del cañón, fusil, granada y morteros,

con un sisear agudo en su abanico de hierros.

Arco iris en las colas brillantes de luz y fuego,

en la metralla y el plomo, cuyos vengativos quiebros

jineteaban su brinco de aguijones traicioneros,

por la tibieza del aire, buscando escondidos dueños.

Y pues tiene La Legión, Dios, Patria y muerte por verbo,

por tan limpia trilogía, los legionarios cumplieron

una vez mas su deber, de honor y sangre cubiertos,

y con la Gloria por rumbo en su rosa de los vientos.

ESPIRITU 9: “DE LA LEGIÓN”

Dice así: “La Legión pedirá siempre, siempre, combatir sin turno, sin contar los días, ni los meses, ni los años”

POEMA:

Ecuación espiritual, rito y promesa sagrada,

meta, norte y ambición de la continua esperanza,

y mítica exaltación, donde esta juramentada,

la permanente vigilia a que se obligan tus armas.

Serpentear increíble, en mi cristal de palabras,

estímulo y acicate, castrense y viril llamada,

potro indómito y rebelde, en que orgulloso cabalga,

tu sacerdocio guerrero por la liturgia del alba.

Minutero de inquietudes, cuyo recorrido marca,

en la perpendicular, divisoria de tus ansias,

un horizonte brillante de soles y lunas largas,

combatiendo sin descanso, en primera línea y plana.

Reactivo que al herirte, más tu pureza contrasta,

razón vital de tu ser y convicción renovada,

que con egoísmo ciego, exige, pide y reclama

el puesto de más peligro, en la punta de la vanguardia.

Rueca y huso del afán, en que tu credo devana,

como debe La Legión, en ese turno que abarca,

los días, meses y años, en sucesión renovada,

y sin pausas ni relevos, hacer honor a su casta.

“Espíritu de Combate” Escudo, Bandera y Lanza,

interna y fecunda luz, voz, ceremonia y proclama.

En el milagroso ciclo, sublime de tus hazañas,

son radicales de fuego, de tu Fe y virtud legionarias.

ESPIRITU 10: “MUERTE”

Dice así: “El morir en el combate, es el mayor honor. No se muere mas que una vez. La muerte llega sin dolor y el morir no es tan horrible como parece. Lo mas horrible es vivir siendo un cobarde”

POEMA:

Quilla y timón de tu nave por un rompiente de riesgos

con el velamen tendido, buscando el tranquilo puerto

sin escollos ni arrecifes en que se mece tu credo,

y donde la muerte aguarda por un quicio de silencios.

Sobre la tierra abrasada, viva imagen del infierno,

de su espíritu glorioso, arca y santuario ciego,

los hijos de la Legión bronce de soles morenos,

a la cita con su novia sin dilación acudieron.

Vestía la enamorada, luto de crespones negros,

y por la inmensa campana de los espacios etéreos,

en el creciente sin fin de su paz y ofrecimiento,

rendía su virginal entrega de amor eterno.

Tejía en su bastidor, sudarios de blanco lienzo,

uno para cada amante de los que elegidos fueron,

y en el arco de sus labios, el si del advenimiento,

tomo forma de paloma y se perdió por los cielos.

Quién será el afortunado? Quien el arcano misterio,

de tus besos y caricias, podrá conocer primero?

Quien gozara del calor compartido de tu lecho,

y a tu lado vivirá sin el pecado del cuerpo?.

En el vació ominoso, por tu vereda de celos,

bendiciendo de tu gloria el fuego que llevas dentro,

novia rendida y desnuda, sin flores blancas ni velos,

la Muerte tu prometida, te espera envuelta en incienso.

ESPIRITU 11: “LA BANDERA DE LA LEGIÓN”

Dice así: “Será la mas gloriosa, porque está teñida con sangre de sus legionarios”

POEMA:

¡Reliquia en púrpura y oro, limpia enseña legionaria

con la sangre de tus hijos revestida y esmaltada !

¡Bandera la más gloriosa, soberbio pendón de España !

El Credo de La Legión, tu honor y respeto guarda.

Los que juraron morir en el hervor de tu causa,

con el entusiasmo y fe de la cruz y de la espada,

supieron bajo tu amparo, cumplir su linda palabra

de hacerte la mas gloriosa, sobre la historia y la raza.

En la espiral de los tiempos, acero al rojo en la fragua,

cortejo verde y sangriento de hombres guiones y armas,

el tercio y los legionarios en los campos de batalla,

peregrinaban conquistas y victorias esquinadas.

Y al defender los principios de la libertad humana,

bajo castrenses preceptos de doctrinas hermanadas,

rindiendo culto al deber y obediencia inculcada,

La Legión bajo tus pliegues, amante se cobijaba.

El hispano bicolor que te define y ensalza,

como símbolo y escudo de nuestra gloriosa patria,

será para La Legión, oro limpio y sangre grana,

en el santo relicario de sus vivencias sagradas.

Por un altar de recuerdos, cicatrices en el alma,

los tercios de la Legión forman en sus explanadas,

y sobre el fondo amarillo con dos estrofas de grana,

juramentos y canciones, te rinden promesas blancas.

ESPIRITU 12: “TODOS LOS LEGIONARIOS SON HOMBRES BRAVOS”

Dice así: “Cada nación tiene cierta fama de bravura; aquí es preciso demostrar que pueblo es mas valiente”

POEMA:

Caballeros legionarios forjadores de leyendas,

mártires del sacrificio, abnegación y entereza,

monjes ceñidos a un voto de renuncias y obediencias,

y guerreros sometidos a una disciplina ciega.

Hombres de una condición diametralmente opuesta,

partes mezcladas de un todo, que al unirse consiguieran

ensamblar perfectamente, en ese rompecabezas

múltiple de sus destinos, que nueva vida les diera.

Bajo el amparo y sentir de una misma providencia,

sin distinción de color, credo, raza y suerte adversa,

su divisa es el Honor, la Muerte su compañera,

y por moneda y por ley, Dios, España y su Bandera.

Arrogancia de sus tercios, historia viva y eterna

plano y contorno sin fin, en la universal esfera

en los puentes de la Gloria rindiendo su centinela,

La Legión y sus caídos, sin descanso se relevan.

Es la fuerza de razón y la razón de tu fuerza,

permanecen en la espartana conducta de tus proezas,

escrita con recios trazos y letra menuda y prieta,

en el cálido incunable de tu paz y de tu guerra.

¿Qué pueblo es el más valiente? Dudarlo solo es ofensa.

Entre todas las naciones nuestra Patria es la primera,

y porque así lo probó con mil hazañas y gestas,

a ESPAÑA cabe ese honor y nuestra historia lo prueba.

EL ESTADO DE ALARMA

Mientras más se prorrogue el estado de alarma, más costará recuperar el orden constitucional a su situación anterior, si es que es posible. Habrá cambiado mucho y hay razones legales para pensarlo. Pero las consecuencias políticas no serán menores, pues las decisiones que se adoptan a su amparo, por escapar al control racional de la política normal, afectan a aspectos vitales de las instituciones democráticas.

Podría parecer una ironía, pero decretarlo otorga al gobierno un margen de maniobra extraordinario, y no ha sido la única opción disponible. Había otras, que hubieran resultado no menos eficaces para protegernos frente al avance de la enfermedad y para salvaguardar nuestros derechos (el principal, a la salud) y libertades (notablemente, las libertades civiles).

Si no había otra opción, ¿cómo es que cada prórroga ha supuesto nuevas concesiones económicas del gobierno para conseguir la mayoría simple de votos (más síes que noes)?

¿Cabe mantener que el estado de alarma, y no el confinamiento, ha salvado vidas y que lo que han hecho otras democracias no es aplicable en España?

Veamos por partes las consecuencias constitucionales y las políticas

Un gobierno superlegislador:

Desde el 14 de marzo, sólo durante el primer mes el gobierno ha aprobado once reales decretos, cincuenta y nueve órdenes para desarrollarlos y veintidós resoluciones para regular aspectos específicos de los cambios legales introducidos. Cubren todas las áreas directamente afectadas por la pandemia, pero la mirada atenta de muchos periodistas reveló cómo disposiciones de leyes no relacionadas con la crisis de salud pública se han visto también modificadas. Las oportunidades para revocar cambios legales (por ejemplo, en el sistema público de pensiones) dependerán de una mayoría parlamentaria o de resoluciones del Tribunal Constitucional que pudieran llegar, aunque al cabo de varios años.

Esta pauta no ha dejado de crecer. Ha desencadenado como consecuencia cambios normativos en las administraciones autonómicas, y en las municipales. Era un paso necesario para mantener la consistencia interna entre la legislación nacional y la autonómica, dada la estructura en red del orden constitucional formado por la Constitución y los diecisiete estatutos de autonomía. Sin embargo, este proceso centrípeto, típico de un sistema con varios niveles de normas, fue inmediatamente contrarrestado por su tendencia centrífuga.

Y así, en paralelo, ha propiciado un activismo legislativo en los gobiernos regionales, procediendo también con controles parlamentarios reducidos, que no sólo ha contribuido a multiplicar las diferencias regulativas autonómicas en materias de sanidad, educación, administración pública e impuestos. Junto con el gobierno, su celo normativo ha avanzado a un ritmo que pronto ha comenzado a enrarecer el ya enrevesado mapa regulatorio español.

Lo que el estado de alarma cambia:

Si ya es difícil gobernar en condiciones normales, en condiciones de emergencia tendría que serlo todavía más. O eso parece.

La expresión en inglés emergency rule, que significa gobernar en condiciones de emergencia, ilustra bien el sentido del uso de medios legales extraordinarios para gobernar. En la legislación alemana se usa el término Notstand (emergencia), que no se confunde con el término Staat (estado). Es además como se suele traducir nuestro “estado de alarma”.

En otras lenguas modernas la idea de gobernar bajo condiciones de emergencia se ha querido expresar añadiendo el término “estado”, cuyo uso es, sin embargo, ambiguo. Procede de una traducción imprecisa del término latino status que, en este contexto, significa condición y no estado en el sentido de institución política (que identificamos desde el siglo XVII). En las transferencias semánticas entre idiomas ésta se ha asentado en la literatura especializada y, así, se toma lo que es circunstancial como si fuera un estado (por tanto, estable) y, de manera significativa, como el estado.

El recurso al estado de alarma plantea una operación no sólo retórica, sino también institucional que transforma, de manera temporal, el estado social y democrático de derecho en un tipo distinto de estado, de alarma en este caso. En él asistimos a un activismo decisionista, vía decreto, por parte del gobierno. Este decisionismo inevitablemente deja al parlamento, la cámara legislativa por excelencia pero también de control al gobierno y a la administración, casi como un trámite semanal, al tiempo que el portal de transparencia queda medio en suspenso mientras se han impuesto restricciones severas a los derechos civiles.

Emergencia y fatalismo:

Una normalización de lo extraordinario. No se cambia la sociedad por decreto, pues lo cierto es que por decreto se pueden alterar todos los aspectos de la vida de un país y de sus habitantes.

Por eso gobernar bajo condiciones de emergencia, tras año y medio haciéndolo en gran medida por decreto, afecta al orden constitucional y lleva el signo incierto de los cambios burocratizadores que se acometen con independencia de su necesidad real.

Afecta desde luego a la vida política. Y no sólo por la anestesia cívica que supone aceptar como necesaria e inevitable una declaración de estado de alarma cuyo término se ha ido posponiendo ante la ausencia de coordinación del gobierno con las comunidades autónomas.

Lo hace, además, por el espectáculo colectivo que ha llevado a pensar, distorsionando la relación entre ciudadanía e instituciones democráticas, que analizar críticamente la situación política, discrepar de opiniones oficiales y expresar el disenso en privado o en público era algo partidista o, incluso, antipolítico.

LA GUERRA (I) General de División (R.) Rafael Dávila Álvarez

General Dávila

China está dispuesta a lanzar un ataque sin precedentes contra todo aquello que interfiera su dominio o suponga un mínimo obstáculo en su lento y pesado caminar.

Las guerras señoriales constan en sus antecedentes y entrañas, pero para la educación en la virtud cada civilización tiene sus métodos y sus parámetros que la definen. Tan válidos como virtuosos son unos como otros, para el león comerse su presa, otros siempre víctimas huyendo. Siempre fue, es y será.

“Dejad que huya gimiendo el ciervo herido

y el corzo siga retozando.

Cuando uno vela, el otro está dormido,

y de este modo el mundo va marchando”. (Hamlet)

Lo importante en cualquier guerra es la victoria; que supone imponer algo más que tu voluntad. No se trata de una victoria temporal, ni generacional sino que va más allá. Las guerras se juegan para asegurarse el futuro, no para una temporal victoria y volver…

Ver la entrada original 606 palabras más