UNA REFLEXIÓN SOBRE EL MUNDO, LA SOCIEDAD Y LA VIDA Pedro Motas Mosquera

General Dávila

Una de las caracterizaciones más recurrentes, hoy en día, para explicar nuestra sociedad en un mundo globalizado y occidentalizado, que es casi todo el mundo que vivimos, apunta a varias cualidades: veloz, incierto, cambiante y ambiguo.

El mundo

Veloz: la velocidad en la que nos hallamos inmersos. Nuestro mundo es, efectivamente, un mundo veloz, sobre todo, los cambios tecnológicos, pero también en los de orden social, en los políticos, en los económicos -entre otros-  que se producen “a toda velocidad”. El mundo se ha acelerado y, como consecuencia, una gran mayoría de personas van aceleradas. Todo va muy rápido, quizás, demasiado rápido. Se afirma, además, que quien no se adapte a esta velocidad –sea persona, organización, institución o administración- tendrá un futuro incierto.

Incierto: La incertidumbre resulta, cuanto menos, ‘incómoda’, pues hace saltar por los aires todas nuestras seguridades y remueve nuestra ‘zona de confort’. No resulta extraño, pues, que…

Ver la entrada original 1.277 palabras más

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s